lunes, 23 de julio de 2012

Beneficios naturales

Tengo el hábito de pedir a mi Poder Superior que me ayude a ver mi parte en las diferentes situaciones de la vida.

Esto me ayuda a identificar donde es que mis defectos de carácter están teniendo mayor incidencia.

Frecuentemente me pregunto si podría ser más paciente, más tolerante; me cuestiono si por acaso busco salirme con la mía, si siempre quiero tener la razón…?

El Dios que yo entiendo tiene como una de sus vías de manifestación las palabras y los gestos de personas que me son próximas.

Según se van revelando mis defectos pongo mi independencia a un lado, admito mi impotencia y acepto…

Cada día comienzo mi jornada pidiendo a mi Poder Superior que me enseñe y me ayude a vivir conforme los valores y principios que de Él emanan.

Muchas veces, estos pequeños grados de humildad, que soy capas de poner en práctica, son los motivos que determinan la paz y la serenidad de que necesito y disfruto.

Son esos, algunos, de los beneficios naturales que me da ponerme al cuidado y depositar mi confianza en un Poder Superior a mi mismo.

Pável.